El invierno alienta la siembra en medio del anuncio de La Niña

0
35

Los trazados de los surcos en los campos de la Costa se abren paso en los terrenos previamente preparados para la siembra de productos. Los agricultores, en postura encorvada estos días, hacen pequeños huecos en las hileras de tierra, que luego serán rellenados con las semillas de maíz, ­cacao y arroz.

Los productores también aran la superficie para plantar los colinos de plátano banano. En la Costa, la temporada de siembra de estos productos se activa cada año con las lluvias, para lograr una buena cosecha en verano.

En este período, sin embargo, existe preocupación por el anuncio del fenómeno de La Niña, que se prevé sentir con pocas precipitaciones en algunas zonas del Litoral. A escala nacional, se sembraron 1 468 455 hectáreas de estos cinco cultivos en 2020. Entre todos se generó una producción de 10 050 722 toneladas métricas.

El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología anticipó la ocurrencia del evento climático con déficit de lluvias en ciertas localidades de Manabí, Santa Elena y El Oro. Otros cultivadores de la provincia Tsáchila y Esmeraldas sienten preocupación, pese a que en esas provincias las lluvias previstas serían normales.

Al agricultor de cacao Carlos Cedeño, este anuncio lo motiva a tomar precauciones para no perder su cosecha. Este campesino del cantón Tosagua, en Manabí, sembró en diciembre cinco de las 10 hectáreas que en años anteriores destinaba a ese fin, con la va­riedad CCN-51.

Él sabe que en época de falta de lluvias el producto no logra alcanzar su consistencia, se vuelve más vulnerable a las plagas y en esas condiciones se pierde. Ramiro Campoverde, en cambio, se arriesgó a sembrar sus 8 hectáreas (ha) de maíz y sigue preparando el campo para otras 2 ha.

Este manabita del cantón Rocafuerte dice que teme perder los USD 13 600 que invirtió en la compra de 16 kits de la variedad duro amarillo. Sin embargo, se anima porque tiene un compromiso concretado con un grupo de productores avícolas que le han garantizado la adquisición de 55 toneladas que estima lograr tras la recogida.

A los exportadores del plátano barraganete del cantón El Carmen les inquieta el evento de La Niña, pero creen que los compromisos para colocar en el exterior la producción los obliga a apostarle por la cantidad de siembra de siempre.
Desde esa zona se envía el producto principalmente hacia Colombia y EE.UU., en 180 contenedores por semana. Según datos del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), el banano, plátano y maíz tuvo menos superficie plantada en 2020 respecto de 2019.

El que más cayó fue el banano, con menos 13%, seguido del plátano con -9% y el maíz con -7%. El arroz y cacao mostró un mejor desempeño al lograr un 7% más de producción en relación con 2019; mientras, la del segundo llegó a 18%.

El ex coordinador zonal del MAG, Xavier Valencia, aclara que la pandemia no incidió en la baja siembra ya que se hizo mucho antes de la crisis sanitaria. Sin embargo, la producción, luego de la cosecha, se vio afectada ante el poco recurso humano disponible para la recogida.

Los agricultores debieron regalar la producción o donarla a los municipios y prefecturas, que la entregaron a los más necesitados. No obstante, en general, los cinco cultivos generaron menos producción en 2020 respecto del año previo.

El maíz aportó con menos 371 158 toneladas; banano con menos 560 087 y el arroz con 122 000. Para este año, agrega Valencia, si las condiciones del fenómeno de La Niña no son tan severas, el país logrará sostener las exportaciones de banano, plátano y cacao. El consumo, en tanto, se vería comprometido por una posible escasez o especulación en los precios.

Desde el Gobierno se toman medidas ante los problemas de sequía que han ocasionado millonarias pérdidas al agro ecuatoriano.

El reciente informe del Plan Nacional de Sequía señala que Ecuador sumó 424 millones en pérdidas registradas en 505 000 hectáreas.

El estudio, que se enfoca en más de tres lustros, precisa que los cultivos más azotados fueron los de maíz, arroz, café y cacao. Por ello, la Cartera de Ambiente habla de que se implementarán acciones en las zonas afectadas históricamente con el fin de que haya una mejor adaptación a los altibajos del clima para reducir pérdidas.

En Manabí, sus autoridades adelantaron que pedirán que se fortalezcan los planes hídricos a partir de las represas que se tienen y que se deben activar cada año, cuando se produce el déficit de lluvias. Entre esas están el multipropósito Chone y Daule-Peripa.

Fue

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.